Err

Tu cesta : 0,00 EUR
Tu tienda de squash y racketball

G-evolution : segunda parte.

Ver la pelota es quizás la parte de nuestro juego que más se da por sentado y se enseña menos. Por lo que he visto su enseñanza es bastante limitada. Con frecuencia escuchas comentarios, como, "tienes que mirar la pelota más", "no estás mirando la pelota" o "no quites el ojo de la pelota", pero muy pocos entrenadores han trabajado con detalle este proceso.

¿Por qué pasa esto? ¿Es por qué el squash es uno de los pocos deportes de raqueta donde el oponente está devolviendo el balón desde una posición detrás de nosotros y el ejemplo más común de una posición de espera en todos los demás deportes de raqueta es esa posición semi-agachada mirando atentamente hacia adelante (como en el tenis)?

Otra posible explicación es que el jugador tiene una mentalidad de "mi turno, tu turno" cuando juega, así que después de que hayan tenido "su turno" golpeando la pelota, simplemente están esperando su próximo turno. Si esto sucede a medida que aprendes a jugar, puede convertirse en un hábito que luego será difícil de cambiar.

"El año pasado entrené con Selena Georgieva, una de las mejores jugadoras júnior europea, y estábamos hablando de mirar la pelota. Ella dijo que nunca había pensado realmente en eso, que simplemente golpeaba a la pelota"

Al pensarlo, dijo: "Voy a tratar de sacar con los ojos cerrados". Esta idea nunca se me había ocurrido. Luego fue a la caja de servicio, cerró los ojos y golpeó un servicio normal. Luego lo probé y me sorprendió descubrir que también podía servir con los ojos cerrados. Esta experiencia le llevó a algunas preguntas más.

¿Cuánto estamos realmente viendo la pelota cuando estamos jugando?

¿Nuestro nivel de observación de la pelota puede ser un factor limitante de la misma manera que nuestro estado físico puede serlo y podemos mejorarlo?

¿La forma en que miramos la pelota condiciona qué tan bien la golpeamos?

¿Golpear la pelota equivale automáticamente a mirar la pelota en el momento del impacto?

¿La forma en que seguimos la pelota condiciona qué tan bien podemos ponernos en posición para golpear la pelota y la forma en que nos movemos?

¿Nuestras dudas o inseguridades afectan la forma en que vemos la pelota y luego nos llevan a crear hábitos que se convierten en nuestros momentos de "Oh, mierda"?


Cuando no hayas golpeado bien la pelota, pregúntate si realmente la seguiste cuando llegaste a la posición de golpear y observaste la pelota cuando la golpeas. Otra referencia puede ser el sonido de la pelota contra las cuerdas. A menudo se puede escuchar el movimiento de la bola fuera de las cuerdas con una bola NO golpeada bien (el sonido de corte).

También puede haber un sonido diferente si no se golpea en el medio de la raqueta.

En la temporada 2016-17 pasé un tiempo ayudando a Borja Golan. Antes de comenzar a trabajar con él pensé que algunos aspectos de su juego no eran exactamente los de un libro de texto pero me di cuenta muy rápidamente de que la intensidad con la que mira y sigue la pelota le permitía autoorganizarse, por lo que estaba constantemente golpeando la pelota a un nivel óptimo.

Me doy cuenta de que mi enfoque fue tal vez incompleto y que hay otros detalles a tener en cuenta.

"Haciendo un curso hace un par de años, un jugador de club de mediana edad me dijo que tenía muchos problemas para golpear la pelota por las esquinas traseras.
Me di cuenta de que cuando la pelota iba a la esquina, dejabade verla.
Le pedi que siguiera la bola e
inmediatamente comenzó a tener una distancia correcta y a golpear mucho mejor. El lenguaje corporal cuando se reconectan con la pelota mejora del pánico a la calma.

Es importante diferenciar entre tener la pelota en tu campo de visión y mirar la pelota.
Si estás mirando bien la pelota todo lo demás debe estar semidesenfocado.



Escrito el  5 Oct 2018 14:47 en Artículos Interesantes (Columna de Chimo,...)  -  Enlace permanente

Comentarios

Ningún comentario.

Escribe un comentario

Los comentarios son moderados, serán publicados luego de ser aprobados por el autor.
El nombre y el email son obligatorios. El email no será públicado.
Comentario
Nombre *
Email *
Sitio Web