Err

Tu cesta : 0,00 EUR
Tu tienda de squash y racketball
Blog
Buscar

Artículos Interesantes (Columna de Chimo,...)

G-evolution : tercera parte.

Los momentos "Oh mierda....."

Continuaremos con el tema de la coordinación ojo-mano y el porqué de la repetición de los mismos errores en las mismas situaciones.

Viendo a mi hijo jugar a rugbi noté que había algunos que no estaban cómodos con atrapar la pelota y reaccionaban colocando las manos delante de sus caras y cerrando los ojos. No habían desarrollado la misma coordinación ojo-mano.

Surgió la pregunta: ¿desconectamos los ojos cuando la situación es más difícil de lo que estamos acostumbrados?

La definición del momento "oh mierda" es aquella reacción que tengo cuando cometo ese error que realmente no debería haber cometido.

Cuando vi que muchos jugadores golpeaban mal cuando la bola tocaba la pared lateral cerca del nick deduje que no estaban viendo la pelota correctamente.

¿Por qué no lo estaban viendo? Este pensamiento me llevó de nuevo a la observación anterior acerca de desconectar nuestros ojos cuando tenemos un momento de inseguridad o duda.

Ambos jugadores pasaron mucho tiempo tratando de mejorarlo, hicieron una gran cantidad de repeticiones pero ninguno de ellos logró mejoras claras y el problema persistió.

El primer paso para arreglarlo es reconocer que existe y ser conscientes del hecho de que no están viendo la pelota correctamente.

Como el objetivo era observar la pelota y ganar confianza en esa situación, redujimos el movimiento al mínimo. Comenzaron a devolver pelotas difíciles que habían estado perdiendo antes casi de inmediato. Luego agregamos lentamente el movimiento pero, lo que es más importante, mantuvieron el enfoque en ver la pelota con sus raquetas preparadas.

Al trabajar con jugadores con un menor nivel de orientación en el espacio y dificultades de coordinación he aprendido que la prioridad debe ser practicar sin inseguridad.

Es importante hacer solo unas pocas repeticiones (10) y luego cambiar el ejercicio con la opción de repetir más tarde si quieres hacer un poco más. En esencia creamos una solución clara que se puede almacenar en la memoria con la esperanza de que haya más posibilidades de que su cerebro se organice y tenga menos inseguridad.

Me gustaría diferenciar entre golpear la pelota y acariciarla. Golpear la pelota es una acción basada en la inseguridad. Acariciar la pelota es cuando el jugador mantiene un movimiento de raqueta uniforme, golpea con calma un tiro específico y normalmente observa la bola en todo momento. Identificar y tomar conciencia de estas dos formas diferentes de golpear la pelota es importante aunque el movimiento real de la raqueta a menudo es similar. No hay soluciones mágicas. Cada jugador tiene que identificar sus propios errores.

También he visto que se desarrolla la conciencia corporal, siendo consciente de la preparación y el movimiento de su raqueta, la posición del cuerpo en relación con la bola y la claridad de la selección del tiro.

Para comenzar a mejorar la forma en que sigue la pelota es importante tener en cuenta que es un proceso gradual. Mejorar la forma en que ves la pelota es lo mismo que mejorar la condición física. Aquí hay algunas ideas que pueden ayudar. El primer experimento es ver si eres capaz de seguir conscientemente la pelota durante un rally completo. Si logras hacer esto busca repetir el ejercicio un par de minutos más tarde. Si no logras hacerlo durante un rally completo intenta recordar en qué momento y porqué te distrajiste. Al igual que con cualquier programa de capacitación debe hacerlo al menos una vez cada vez que vayas a la pista y aumenta de manera progresiva las veces que lo haces. Es posible ver los puntos amarillos en la bola justo antes de golpearla o la forma en que la bola está girando en el aire. Búscalos cada vez que golpeas la bola. Otra idea es buscar los puntos cuando juegas un golpe concreto. Cuando haya logrado hacer esto con un golpe, intenta hacerlo con otro. Podrías hacer un esfuerzo consciente para seguir el servicio una vez que lo hayas devuelto. Para mucha gente, el segundo después del servicio es el primer momento en que dejan de seguir la pelota.

¿Su oponente lo sorprende ocasionalmente al obtener un retorno de servicio ganador?

¿Fue un gran disparo o fue porque no habías visto la pelota?

Si estás siguiendo tu propio servicio debería tener menos posibilidades de sorprenderte.

Continuará...........

Fuente :  Textos originales completos en Squashmad.com
Autor : Tonny Griffin.

Escrito el  26 Oct 2018 10:52 en Artículos Interesantes (Columna de Chimo,...)  -  Enlace permanente
0 Comentarios Seguir leyendo... 

G-evolution : segunda parte.

Ver la pelota es quizás la parte de nuestro juego que más se da por sentado y se enseña menos. Por lo que he visto su enseñanza es bastante limitada. Con frecuencia escuchas comentarios, como, "tienes que mirar la pelota más", "no estás mirando la pelota" o "no quites el ojo de la pelota", pero muy pocos entrenadores han trabajado con detalle este proceso.

¿Por qué pasa esto? ¿Es por qué el squash es uno de los pocos deportes de raqueta donde el oponente está devolviendo el balón desde una posición detrás de nosotros y el ejemplo más común de una posición de espera en todos los demás deportes de raqueta es esa posición semi-agachada mirando atentamente hacia adelante (como en el tenis)?

Otra posible explicación es que el jugador tiene una mentalidad de "mi turno, tu turno" cuando juega, así que después de que hayan tenido "su turno" golpeando la pelota, simplemente están esperando su próximo turno. Si esto sucede a medida que aprendes a jugar, puede convertirse en un hábito que luego será difícil de cambiar.

"El año pasado entrené con Selena Georgieva, una de las mejores jugadoras júnior europea, y estábamos hablando de mirar la pelota. Ella dijo que nunca había pensado realmente en eso, que simplemente golpeaba a la pelota"

Al pensarlo, dijo: "Voy a tratar de sacar con los ojos cerrados". Esta idea nunca se me había ocurrido. Luego fue a la caja de servicio, cerró los ojos y golpeó un servicio normal. Luego lo probé y me sorprendió descubrir que también podía servir con los ojos cerrados. Esta experiencia le llevó a algunas preguntas más.

¿Cuánto estamos realmente viendo la pelota cuando estamos jugando?

¿Nuestro nivel de observación de la pelota puede ser un factor limitante de la misma manera que nuestro estado físico puede serlo y podemos mejorarlo?

¿La forma en que miramos la pelota condiciona qué tan bien la golpeamos?

¿Golpear la pelota equivale automáticamente a mirar la pelota en el momento del impacto?

¿La forma en que seguimos la pelota condiciona qué tan bien podemos ponernos en posición para golpear la pelota y la forma en que nos movemos?

¿Nuestras dudas o inseguridades afectan la forma en que vemos la pelota y luego nos llevan a crear hábitos que se convierten en nuestros momentos de "Oh, mierda"?


Cuando no hayas golpeado bien la pelota, pregúntate si realmente la seguiste cuando llegaste a la posición de golpear y observaste la pelota cuando la golpeas. Otra referencia puede ser el sonido de la pelota contra las cuerdas. A menudo se puede escuchar el movimiento de la bola fuera de las cuerdas con una bola NO golpeada bien (el sonido de corte).

También puede haber un sonido diferente si no se golpea en el medio de la raqueta.

En la temporada 2016-17 pasé un tiempo ayudando a Borja Golan. Antes de comenzar a trabajar con él pensé que algunos aspectos de su juego no eran exactamente los de un libro de texto pero me di cuenta muy rápidamente de que la intensidad con la que mira y sigue la pelota le permitía autoorganizarse, por lo que estaba constantemente golpeando la pelota a un nivel óptimo.

Me doy cuenta de que mi enfoque fue tal vez incompleto y que hay otros detalles a tener en cuenta.

"Haciendo un curso hace un par de años, un jugador de club de mediana edad me dijo que tenía muchos problemas para golpear la pelota por las esquinas traseras.
Me di cuenta de que cuando la pelota iba a la esquina, dejabade verla.
Le pedi que siguiera la bola e
inmediatamente comenzó a tener una distancia correcta y a golpear mucho mejor. El lenguaje corporal cuando se reconectan con la pelota mejora del pánico a la calma.

Es importante diferenciar entre tener la pelota en tu campo de visión y mirar la pelota.
Si estás mirando bien la pelota todo lo demás debe estar semidesenfocado.



Escrito el  5 Oct 2018 14:47 en Artículos Interesantes (Columna de Chimo,...)  -  Enlace permanente
0 Comentarios Seguir leyendo... 

G-evolution.

G-evolution. En julio, Tonny Griffin presentó G-evolution a la Federación Catalana de Squash y un número reducido de entrenadores hicieron el primer curso titulado "Un curso de squash para entrenadores, sólo para aquéllos dispuestos a pensar fuera de la norma".

La pregunta es: ¿es el desafío en la enseñanza o que los jugadores aprendan y evolucionen? Enseñar no equivale automáticamente al aprendizaje. El proceso G-evolution se centra en el aprendizaje y la transformación. Ahora la federación catalana está haciendo un segundo curso con entrenadores experimentados.

"Haremos un estudio comparando los cambios en los alumnos que usan métodos de entrenamiento normales y aquellos que usan el proceso G-evolution". Después de escribir su libro "The G-Spot, a book about squash", Tonny ha estado experimentando e investigando con conceptos de ciencias del deporte durante los últimos tres años como Differential Learning de Wolfgang Schollhorn (Universidad de Mainz Alemania) y Deporte & Complejidad escrito por Natalia Balagué y Carlota Torrents (I.N.E.F. Barcelona). El aprendizaje diferencial y trabajo en el presente (Schollhorn) han demostrado científicamente (en pruebas de entrenamiento multidisciplinar) que la repetición es el camino menos efectivo para cambiar. También dice que la edad no es un factor limitante para el cambio. Nuestra experiencia en squash con jugadores de 11 a 64 años coincide con esto. ¿Qué implica esto para el entrenamiento de squash donde la repetición siempre está presente? Desde Balagué y Torrents he estado experimentando y trabajando con restricciones (límites) que he relacionado principalmente con los movimientos principales (balanceo, posición del cuerpo, movimiento hacia y desde la pelota, observación de la pelota y las tácticas). El concepto de caos: caos es cuando los movimientos primarios pierden su forma o estructura (tanto en el entrenamiento como en los partidos), básicamente esos momentos en que sentimos que "lo hemos perdido". He estado viendo como el caos afecta el aprendizaje y nuestra capacidad para retener un movimiento o hábito nuevo o modificado. También hablan de cómo cada movimiento o hábito proviene de un camino de neurona o memoria celular que hemos creado. Hablan de la tendencia en el deporte moderno de aislar los diferentes aspectos del deporte y entrenarlos por separado, con la esperanza de que se unan en un contexto de partido, mientras que deberíamos mirar más hacia la comprensión de cómo su interrelación nos lleva a conseguir un rendimiento óptimo. Estas ideas le han llevado a mirar más de cerca cómo miramos la pelota y a formular las siguientes preguntas. ¿Podemos enseñar a mirar la pelota? ¿Podemos mejorar cómo la vemos? ¿Cuáles son las diferentes partes o áreas que conforman el ver la pelota?¿Estamos mirando la pelota en el momento del impacto? ¿Golpear la pelota implica / equivale a mirar en el momento del impacto? ¿Cómo mirar la pelota se relaciona con nuestro movimiento y orientación en el espacio?

También ha estado investigando la relación entre la inseguridad, las dudas y el miedo relacionados con mirar la pelota. ¿La inseguridad lleva a desconectar nuestros ojos de la pelota? ¿Qué viene primero - la inseguridad, las dudas o el miedo que llevan a la desconexión o es al revés? ¿Desconexión con la pelota que conduce a inseguridad, dudas o miedo? ¿Cómo vemos la pelota relacionada con nuestra capacidad para crear movimientos o hábitos mejorados? Otra pregunta que se ha hecho es si el hábito que tenemos de golpear la pelota o movernos se basa en momentos de inseguridad que estábamos aprendiendo, ¿esta condición es capaz de evolucionar y mejorar? El proceso de G-evolution también parece tener valor terapéutico. He estado trabajando con adolescentes con parálisis cerebral, dispraxia y dificultades de orientación en el espacio, y todos han hecho cambios sorprendentes. Es demasiado pronto para generalizar sobre el valor terapéutico, pero es algo en lo que estamos trabajando activamente. Su hijo Liam tiene una leve parálisis cerebral y un ojo vago. Con su permiso, compartiremos un caso de estudio sobre su evolución en squash. "Squash Project" en la Costa Brava es la primera academia de squash que integra el concepto G-evolution en sus programas de entrenamiento. "G-evolution simplemente abre nuevas puertas para ayudar a los jugadores a cambiar. Después de un mes usando G-evolution, ya estamos viendo cambios claros en algunos jugadores ", dice Xavi Blasco, Head Coach de Squash Project. ALBERT CASANYE escribe: En el curso y proceso de G-evolution, Tony desafía el pensamiento convencional y los métodos de entrenamiento. Su enfoque está en que los jugadores aprendan y no les enseñen. ¡Conduce al cambio! Se basa en conceptos de ciencia del deporte y no en la intuición, por lo que el entrenador y los jugadores deben comprender claramente cómo se produce la transformación, no es aleatoria.

Fuente original SquashMad.

Escrito el  25 Sep 2018 9:46 en Artículos Interesantes (Columna de Chimo,...)  -  Enlace permanente
0 Comentarios Seguir leyendo... 

Cardio Vs Pesas = SQUASH????

Uno de los principales objetivos por los que acudimos al gimnasio es para quemar calorías. Ante esto, siempre surge la duda sobre cuáles son los mejores ejercicios para lograrlo: ¿cardiovasculares o pesas?

Los expertos afirman que son los ejercicios musculares los que resultan más eficaces en la quema de grasa corporal. Otro de los beneficios de levantar pesas, añaden, es que el tiempo en la recuperación muscular es mayor, lo que consumirá calorías no sólo en la práctica, sino también horas después.

Beneficios del cardio y el levantamiento de pesas.

"Los entrenamientos con pesas son movimientos articulares en los que una carga ofrece resistencia para la flexión y para la extensión articular, utilizando el acortamiento y alargamiento muscular”. Con estos ejercicios se busca ganar fuerza, resistencia o volumen muscular, aunque la definición de los músculos solo se consigue teniendo una baja cantidad de grasa corporal.

Los resultados que se obtienen tras realizar este tipo de entrenamiento pasan por la mejora en la protección de una articulación concreta hasta la recuperación por una lesión, además de la pérdida de calorías y la mejora de la fuerza muscular.

El experto aclara que la utilización de las pesas no significa convertirse en una persona hiperdesarrollada a nivel corporal, un pensamiento que temen muchos.

Por su parte, los ejercicios cardiovasculares recomendados para la quema de calorías pueden ser la carrera continua, series o métodos de entrenamiento interválicos (HIIT). En éste último se alterna baja con alta frecuencia cardíaca, lo que determina el nivel de esfuerzo, ya que "no sólo importa la intensidad, sino también la duración”, comenta el experto.

Invita a realizar una prueba para comprobar la efectividad de este entrenamiento, "que su alimentación se mantenga constante y que varíe sus ejercicios cada 15 días. En una primera fase, que realice actividad cardiovasculares en intervalos medio-corto y en otra que realice entrenamientos de cardio con duración constante y prolongada, es decir, más de 2 horas de duración, y que compare los resultados en peso corporal entre las dos”.

Lo ideal para conseguir eliminar la grasa corporal es hacer una combinación de ambos entrenamientos, primero con el levantamiento de pesas y después con el cardio. De esta forma, se aprovecha la glucosa  como fuente principal de energía y, una vez esté baja, se continúa con el ejercicio cardiovascular. Realizándolo de esta manera, se produce un mayor consumo de grasa como energía. Una simulación de lo que hacemos inconscientemente con la práctica del squash.

Sin embargo, cada caso es particular, por lo que si una persona no se siente capaz de continuar con el cardio tras las pesas, también puede optar por practicarlo a la inversa. Aunque el resultado en la pérdida de calorías no será el mismo.

Pero lograr este objetivo no depende solo de la intensidad y la forma de ejercitarnos, sino de otro factor esencial a la hora de realizar cualquier actividad física: la motivación. "Si una persona consigue mantener su nivel de motivación, disciplina y ganas de progresar, cualquiera de las dos opciones será válida para la quema”.

Además de eliminar la grasa de nuestro cuerpo, el experto asegura que las pesas consiguen otros resultados muy beneficiosos para la salud, como una posible mejora de los niveles de glucosa en personas con diabetes, reducir el dolor de la artrosis, una corrección postural y, en mayor medida, una mejora visible del torso con el consiguiente aumento de la autoestima.

El ejercicio cardiovascular, por su parte, mejora el sistema vascular y, por consiguiente, el estado del corazón, así como del nivel de resistencia en los tendones, la circulación sanguínea, la capacidad pulmonar y la eliminación de toxinas por el sudor.

Además, la práctica de salir a correr resulta ser una buena alternativa ante situaciones de estrés gracias a la liberación de endorfinas. Sin embargo, destaca como principal beneficio para la quema de calorías "la elección por el cuerpo del abastecimiento energético de los ácidos grasos, ya que, después de un tiempo en la duración de la actividad, el cuerpo elegirá el consumo de grasa como energía, en depreciación del uso de glucosa”.

Errores comunes en la realización de ejercicios.

Para que un ejercicio resulte cien por cien eficaz, hay que mantener cierto nivel de intensidad, entre 60-65 por ciento de la frecuencia máxima de la persona, en caso de estar haciendo cardio. Cosa inevitable en el squash.

En el levantamiento de pesas se tiende a escoger pesos pequeños con el fin de definir. No es lo más correcto, ya que el estímulo que le damos al músculo puede no ser suficiente y, tal y como afirma el experto, "si un músculo recibe menos estímulo cada vez, disminuirá en cuerpo por una pérdida del volumen de la fibra muscular”.

Otro de los mitos erróneos es que con el sudor se produce una pérdida de calorías y de grasa. "Sudar no significa quemar”, recalca. En algunos casos, la sudoración solo se debe a una retención de agua o a un intento de auto refrigeración del propio cuerpo para que nuestra temperatura no aumente cuando realizamos una actividad física.

La práctica de estos ejercicios puede realizarla cualquier persona a cualquier edad, salvo si han sufrido alguna lesión que lo impida o bajo prohibición médica y siempre adaptándose a la capacidad de ese momento de cada persona. No hay que forzar al límite, sino ir avanzando en progresión.

Por eso el experto aconseja practicar siempre la actividad que más le guste a cada persona porque la motivación es esencial. "Nos dedicamos demasiado a analizar los números sin tener en cuenta algo tan básico como el estado emocional del deportista, pues según su estado de motivación la oscilación en los datos será enorme”, añade.

En definitiva el squash combina los beneficios de ambas disciplinas.


Escrito el  13 Feb 2018 8:34 en Artículos Interesantes (Columna de Chimo,...)  -  Enlace permanente
0 Comentarios Seguir leyendo... 

Ponte en forma en 6 semanas.

Llevas todo el año saliendo los fines de  semana  con  los amigos. Estamos pedaleando el fin de semana y de repente, uno de los del grupo lanza el reto: "¿Por qué no hacemos el Desafío Lurbel Mountain Festival? Es a principios de abril.

Aunque es bastante duro, es muy bonito y lo hace mucha gente. ¿Nos animamos?”. Por supuesto, la respuesta ha sido: ¡sí! Inmediatamente nos asaltan las dudas: ¡uff! son tropecientos kilómetros, no sé cuántos mil metros de desnivel, hordas de bikers con dorsal… ¿No me habré emocionado muy pronto? Si yo solo salgo un día a la semana… Tal vez, pero… ¿ahora qué hago? No me puedo echar atrás ahora…Ya está, voy a ENTRENAR. En 6 semanas tengo que estar a punto.

Aunque tengamos prisa y poco tiempo, la fisiología y las leyes de la adaptación son las mismas que si tenemos mucho tiempo, por lo que tendremos que tener muy claras una serie de cosas:

1. Por mucho que entrenes en 6 semanas no vas a poder llegar al nivel que tendrías si hubieras entrenado 12, 20 ó 30 semanas.

2. No quieras entrenar a tope cada salida para acelerar tu mejora, te quemarás antes de tiempo.

3. Los suplementos nutricionales nos pueden ayudar, pero no hacen milagros. Lo importante es seguir una correcta alimentación.

4. Aunque compres una bici nueva tus piernas son las mismas, y ¡sigues teniendo 6 semanas para entrenarlas!

Una vez que aceptamos esto vamos al planteamiento constructivo sobre qué es lo mejor que puedo hacer para mejorar en 6 semanas. El supuesto que vamos a proponer es la preparación para una prueba de maratón (más de 4 horas) para una persona que durante el año solo sale el fin de semana. Para empezar, como en todo plan de entrenamiento, debemos guiarnos por los principios del entrenamiento. Los más importantes para un caso como el nuestro serán:

1. Progresión de la carga: nos dice que tenemos que ir aumentando la carga de entrenamiento (tiempo de entrenamiento e intensidad) de semana en semana, a un ritmo que el cuerpo la pueda asimilar.

2. Especificidad de la carga: este nos dice que si tenemos poco tiempo debemos centrarnos en las demandas fisiológicas de la prueba o reto que vamos a afrontar. En este caso el fondo (más de 4 horas, resistencia aeróbica) y el fondo intenso (1 hora, eficiencia aeróbica, lo que también se llama trabajo de umbral).

3. Estímulo eficaz de la carga: para mejorar una cualidad debemos estresarla lo suficiente para que mejore pero no tanto como para que se agote antes de tiempo.

4. Individualización del entrenamiento: para aprovechar al máximo el tiempo tenemos que adaptarlo a nuestras posibilidades y necesidades. Por ejemplo, no voy a plantear un trabajo de fondo a ritmo suave si tengo menos de 2 horas para entrenar.

Una vez que sabemos los principios que debemos respetar nos ponemos manos a la obra. Lo mejor para que el plan funcione y tenga sentido es escribirlo. Ya sea en ordenador, o con papel nos haremos una tabla con todos los días que nos quedan por delante hasta el reto. A partir de ahí pasamos a rellenar la tabla. Es conveniente seguir el siguiente orden.

PASO 1:

MARCAR EL DÍA DEL EVENTO Y LOS DÍAS DE DESCANSO.

A continuación marcamos el día del evento, los días que no podamos entrenar aunque quisiéramos y los días de descanso. Si tenemos mucha flexibilidad o libertad total debemos tener en cuenta que, si hasta ese momento solo hemos salido una o dos veces a la semana, no sería conveniente salir todos los días. El consejo sería empezar con 3 sesiones si solo salías un día o con 4 si estabas saliendo 2 días. En 6 semanas podemos meter una sesión extra cada 2 siempre y cuando tengamos tiempo y vayamos viendo que el cuerpo responde.

Al tener solo 6 semanas es recomendable empezar agrupando de 2 en 2 las sesiones de entrenamiento para aumentar el efecto del entrenamiento. Si los días libres para entrenar son 3 ó 4, pues no tenemos que pensar mucho más, los que podamos y punto. También hay que tener en cuenta que la semana del evento debe ser de recuperación (mínimo 3 días de descanso).

PASO 2:

ASIGNAR OBJETIVOS DE ENTRENAMIENTO A CADA SESIÓN.

Lo primero será marcar el primer día para hacer el test de frecuencia cardiaca máxima, que nos servirá para confeccionar el resto del plan. Para el resto de las sesiones debemos elegir qué zonas de entrenamiento vamos a trabajar.

Para no complicarnos vamos a hacer cada día un objetivo, y de una semana a otra aumentamos el volumen en cada objetivo.

"La constancia es una virtud en los planes de entrenamiento”

PASO 3:

ASIGNAR EL VOLUMEN  DE CADA SESIÓN

El volumen debemos medirlo en tiempo, es más práctico y más real. El cuerpo no entiende de kilómetros, entiende de minutos y horas. Aquí debemos aplicar el principio de la individualización y dependiendo de cada uno la disponibilidad de tiempo será diferente.

Una forma muy sencilla para asegurarnos de respetar el principio de progresión de la carga es hacer la progresión en base al volumen (tiempo), manteniendo la intensidad de las sesiones pero aumentando la duración de las mismas.

PASO 4:

DESARROLLAR  EL CONTENIDO  DE LAS SESIONES.

Una vez que ya tenemos objetivos y tiempo de entrenamiento veremos lo que hay que hacer para trabajar cada objetivo.

PASO 5:

CALCULAR LAS ZONAS DE ENTRENAMIENTO.

Las zonas las vamos a definir por pulsaciones. Para saber que pulsaciones corresponden a cada zona haremos un test de frecuencia cardiaca máxima el primer día de entrenamiento tal y como hemos marcado en el plan.

Con este plan podremos asegurarnos de llegar en las mejores condiciones posibles a nuestro evento. Tan solo queda recordar que la alimentación y la hidratación son muy importantes, en especial los días de entrenamiento duro. Esos días, hay que procurar hacer una dieta alta en hidratos de carbono (pasta, arroz, cereales, patata) sobre todo en las comidas anteriores y posteriores al entrenamiento. Para recuperar más rápido de los entrenamientos más duros, la recomendación es combinar los hidratos de carbono con las proteínas, es decir, añadir algo de carne, pollo o pescado al arroz, la pasta o las patatas.

Fuente : Sportlife.es


Escrito el  29 Ene 2018 14:56 en Artículos Interesantes (Columna de Chimo,...)  -  Enlace permanente
0 Comentarios Seguir leyendo... 

Artículo de Toni Nadal tras dejar de ser el entrenador de su sobrino Rafa Nadal.

La Copa de Maestros de esta última semana ha sido el broche final a mi trayectoria como entrenador de mi sobrino Rafael. Doy por concluida una feliz etapa de 27 años que se inició el día en que el hijo de mi hermano Sebastián entró en mi pista de tenis con tan solo tres años. Hoy salgo yo de la suya pero no se acaba aquí mi camino. Seguiré vinculado al tenis porque mi ilusión y amor por este deporte, por suerte, siguen intactos.

Desde los inicios de la trayectoria tenística de mi sobrino intenté desarrollar en él un carácter fuerte y resolutivo para poder hacer frente a las dificultades del tenis en particular y de la vida en general, con la que siempre he considerado que hay un denominador común.

He sido más molesto que apacible y más exigente que dado al halago. Le he procurado más un punto de insatisfacción que de beneplácito y le he trasladado siempre a él toda la responsabilidad. Siguiendo la sentencia de Francisco de Quevedo —"quien espera en esta vida que todo esté a su gusto, se llevará muchos disgustos”—, yo nunca le facilité las cosas más de la cuenta a Rafael.

He tenido la suerte de convivir con una generación de grandes jugadores, pero siempre he procurado que la defensa de los intereses del mío no me impidieran verlos desde una perspectiva más o menos ecuánime. Nunca he entendido que la rivalidad debiera traspasar los límites del campo de juego ni he considerado a ningún rival como un enemigo. Esto me ha permitido apreciarles, respetarles y aprender de ellos.

Vivimos en una sociedad en la que el fanatismo dominante, en política sobre todo, pero en el resto de los ámbitos también, nos lleva a dar sólo por bueno nuestro punto de vista y a despreciar, infravalorar y hasta odiar, al que piensa o siente distinto a nosotros. Mi apoyo al FC Barcelona, para no moverme del ámbito deportivo, no me lleva a ensalzar exageradamente todas sus actuaciones, como tampoco a vilipendiar a la torera todas las del Real Madrid.

Creo que nos haría bien empezar a moderar nuestras pasiones en el campo deportivo y hacerlo extensivo a todos los demás.

Ha llegado el momento de echar la vista atrás y reconocer y agradecer todo lo que esta profesión me ha dado. Mi gratitud va dirigida a muchas personas más o menos anónimas que a lo largo de muchos años me han acompañado en este viaje.

Muy particularmente quiero señalar a los miembros del equipo que empezó a crecer con la entrada de Carlos Costa, en primer lugar, y con la incorporación de todos los demás, a los que sé que no necesito nombrar uno por uno. A todos ellos les agradezco su entrega, compromiso, buen hacer y, no menos importante, su amistad. La convivencia con ellos me ha enriquecido enormemente como profesional y, por supuesto, como persona. Quiero expresar mi gratitud, también, a la
familia Fluxà por haber querido unir mi nombre al de Iberostar, una empresa familiar y balear ejemplo de valores humanos y prestigio dentro del sector hotelero.

A todos los periodistas extranjeros y, sobre todo, españoles, que han demostrado tanto rigor como respeto por la figura de mi sobrino y, por extensión, por la mía. No han caído en la práctica del desprestigio cuando las cosas se le han complicado a Rafael.

Hemos sentido mucho más el aliento y la comprensión por parte de los medios que la intención de hacer leña del árbol caído cuando hemos atravesado crisis en el juego o cuando hemos sufrido por las lesiones.

A los aficionados que se han trasladado a los distintos torneos y han adquirido entradas, que han interrumpido su sueño para ver partidos nocturnos, que han apoyado, aplaudido y se han emocionado con las victorias o derrotas de Rafael. Su respaldo y su cariño le han ayudado a levantar muchas copas y mi agradecimiento, por tanto, es inmenso.

Su figura ha engrandecido la mía mucho más de lo que me merezco

Por último y de manera muy especial, debo reconocer y agradecer enormemente, al máximo responsable de mi suerte: mi sobrino Rafael. La relación con él siempre ha sido atípicamente fácil dentro del mundo en el que nos movemos. Gracias a su educación, respeto y pasión he podido desplegar mi manera de entender esta profesión. Gracias a él he vivido experiencias que han superado todos mis sueños como entrenador. He viajado a su lado a sitios increíbles y he conocido a personas relevantes e interesantes de muchos ámbitos. A día de hoy me siento enormemente valorado y querido porque su figura ha engrandecido la mía mucho más de lo que me merezco.

Dice Antonio Muñoz Molina en su ensayo sobre todo lo que era sólido y respecto a personajes que ocupaban altos cargos justo antes de la crisis, algo parecido a lo siguiente: "Nos creíamos que estaban allí arriba porque son muy capaces e inteligentes; cuando en realidad, muchas veces es al revés. Como están allí arriba, nos hemos llegado a creer que son muy capaces e inteligentes”.

Les dejo con esta idea para evitar cualquier sobrevaloración de mi persona y vuelvo con mis queridos alumnos en Manacor. Gracias de corazón y hasta siempre.

Fuente original : El País.


Escrito el  21 Nov 2017 9:53 en Artículos Interesantes (Columna de Chimo,...)  -  Enlace permanente
0 Comentarios Seguir leyendo...